Cena de la Oficina de turismo de Flandes

Hace un par de semanas se puso en contacto contacto conmigo la gente de Blog & Brands, organizaban una cena maridada con cervezas para promocionar la cultura y  gastronomía de la región de Flandes.

El evento se celebraba en Atelier Belge, un restaurante belga de Madrid;  sitio muy agradable, con una oferta de comida bastante interesante y una buena selección bastante clásica de cervezas belgas.
Llegue bastante temprano y decidí tomar una cerveza e ir abriendo boca, me decante por algo ligero y sencillo; no sabía muy bien que nos íbamos tomar después. La elegida: Blanche de Namur; con un poco que quiche como acompañamiento.

Mientras tomaba mi cerveza fueron llegando bloggers de diferentes ámbitos entre ellos un par de conocidos (o sospechosos habituales) Adrián y Gonzalo, de Cerveza Rudimentaria y Humulus Lupulus respectivamente. Tras terminar la cerveza llegaba el momento de subir a la planta de arriba, una vez allí y mientras tomábamos un poco de queso Gouda con sal de apio y unas chips de patata con humus, la representante de la Oficina de Turismo de Flandes nos comentó toda la oferta cultural y gastronómica que ofrece la zona, dando paso a lo que sería la cena:

 

Empezamos por una deliciosa crema de mejillones con espuma de pimienta negra, seguida de una versión muy particular de una tortilla de patatas coronada de un crujiente de bacon, platos que fueron regados por una Tripel Karmeliet, siempre sedosa y refrescante.
No podían faltar los mejillones de roca a la marinera y las típicas patatas fritas belgas, que dieron paso a un plato con:  raya a la mantequilla negra y puré de patata y alcaparras. Tras esto nos empezarón a servir Chimay Bleue que acompañaría la carne, en este caso: pintada rellena de nueces pasas y orejones.
Tras todo esto y por si nos quedaba algo de hambre pasamos a los postres a base de chocolate, otro de los productos estrella de la zona; para acompañarlos: Kasteelbier Donker, licorosa e ideal para los postres.

Tras todo esto, las despedidas y con la caja de bombones, obsequio de los organizadores, bajo el brazo decidí darme un paseo hasta casa y bajar un poco toda la cena. En resumen una velada agradable en la que intercambiamos opiniones y anécdotas, conocimos un poquito mas de la cultura flamenca y sobre todo de su gastronomía.Si tengo que poner algún pero es que en el tema de las cervezas no nos contaron nada nuevo y tampoco promocionaron ninguna novedad, que era un poco la expectativa que yo tenía. A parte de que algo en lo que coincidimos todos es que la copa elegida y la forma de servir la Tripel Karmeliet no era la mas ortodoxa.

Por lo demás dar la gracias a los organizadores y a los anfitriones, nos trataron muy bien y todo estuvo delicioso. Si queréis sentir un poco de envidia y ver los platos que allí podéis degustar he dejado algunas aquí.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!